lunes, 9 de marzo de 2009

de vuelta de todo?

Amigos de detrás de la cortina...

Hace mucho tiempo que, por razones ajenas a mi voluntad, no he tenido suficiente tiempo para escribir. Últimamente estoy encontrando más y más ratos para escribir. Poco a poco, la inspiración ha vuelto a guiar mis dedos sobre este teclado con el que os escribo ahora. El motivo de esta misiva es para recordaros que siempre hay alguien detrás de la cortina, aunque esté oculto, no se nos quiera mostrar o incluso, no pueda hacer.
Tal vez, un día, por el rabillo del ojo os parezca ver uno de esos pequeños saltamontes azules, un enanito rojo, unas escaleras de colores. Tal vez, en un momento de silencio percibáis el delicado canto de un petirrojo, el maullido asustado de un gato o el frufrú del hábito de una monja.
Ese día, acordaos del chico de detrás de la cortina. Habrá vuelto para retomar la historia en el punto en el que la dejó. El punto que marcó un inicio y un fin. Y es que amigos, cuando algo empieza, a la fuerza algo tiene que terminar.
Mientras tanto, os invito a dejar volar vuestra imaginación y por un momento, imaginad dos colores. Rojo y Blanco. Unidlo al sonido de dos arroyos entrelazándose. Poco a poco, empezáis a familiarizaros con esos sonidos. Hasta que ya forman parte de vosotros. Y entonces, habéis llegado. Os suena el lugar, lo recordáis vagamente… ¿habéis estado antes allí? Todavía no.

El chico que (todavía) juega a esconderse detrás de la cortina. Aunque muchos le veáis los pies…

detrás de la cortina

Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons. detrás de la cortina